En qué creemos 2018-05-08T05:11:51+00:00

Doctrina.

DECLARACIÓN DE FE

Las siguientes declaraciones son breves y no cubren en su totalidad las doctrinas que sostenemos como iglesia. Si desea más información sobre nuestra Declaración de fe, le pedimos que adquiera el “Manual de doctrina básica” en nuestra librería al visitarnos.

LA BÍBLIA Y SU INSPIRACIÓN
La Biblia es la Palabra de Dios para todas las personas. Fue escrita por autores humanos bajo la guía sobrenatural del Espíritu Santo. Debido a que fue inspirada por Dios, la Biblia es la Verdad, sin ninguna mezcla de error y es completamente relevante para nuestra vida diaria.

Deuteronomio 4:1-2; Salmos 119:11,89,105; Isaías 40:8; Mateo 22:29; Juan 5:39; 16:13-15; 17:17; Romanos 15:4; 2 Timoteo 3:15-17; Hebreos 1:1-2; 4:12; 1 Pedro 1:25; 2 Pedro 3:16

LA TRINIDAD DE DIOS
Existe un único Dios verdadero que subsiste en tres personasdistintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Estas tres personas participan de la misma sustancia y poseen los mismos atributos, lo que da por resultado que vienen a ser iguales en poder y gloria. Tres personalidades que no deben confundirse ni mezclarse; pero, una sola sustancia que no debe dividirse.

Deuteronomio 6:4; Isaías 61:1; Mateo 28:19; Marcos 1:9-11; Lucas 1:35; Juan 5:21-23; 14:10, 16; Romanos 8:9-11; 1 Corintios 8:6; 2 Corintios 13:14; Hebreos 1:8-10; James 2:19

EL PADRE
Dios es grande: Él es todopoderoso, conocedor, siempre presente, inmutable, completamente digno de nuestra confianza y, sobre todo, Santo. Es en Él que vivimos, nos movemos y existimos. Dios es bueno. Él es nuestro Padre. Él es amoroso, compasivo y fiel a su pueblo y sus promesas.

Éxodo 3:14; Números 23:19; Levítico 11:44-45; 19:2; Salmo 11:4-6; Malaquías 3:6; Juan 3:16; 4:24; 5:26; 14:1; Hechos 17:28; Romanos 3:3-4

EL HIJO
Jesucristo es completamente humano pero, al mismo tiempo, completamente Dios. Él es el único plan para que las personas que están lejos de Dios vuelvan a tener una relación correcta con Dios. Él vivió una vida perfecta, para que Él pudiera ser una sustitución para nosotros en la satisfacción de las demandas de Dios para la perfección. Él derrotó a la muerte en su resurrección para que podamos tener vida.

Isaías 7:14; 53; Mateo 1:18-23; 3:17; 8:29; 14:33; 16:16; 28:5-6; Lucas 22:70; 24:46-47; Juan 1:1, 14; 10:30; 11:25-27; 17:1-5; Hechos 1:9; 2:22-24; 7:55-56; Romanos 1:3-4; 3:23-26; 8:1-3; 10:4; 1 Corintios 8:6; 2 Corintios 5:19-21; Gal 4:4-5; Filipenses 2:5-11; Colosenses 1:15; 2:9; 1 Timoteo 2:5-6; 3:16

EL ESPÍRITU SANTO
La presencia del Espíritu Santo nos asegura nuestra relación con Cristo. Él guía a los creyentes a toda la verdad y exalta a Cristo. Él convence a las personas de su pecado, la justicia de Dios y el juicio venidero. Él nos consuela, nos da dones espirituales y nos hace más como Cristo.

Génesis 1:2; Salmo 51:11; 139:7 FF.; Isaías 61:1-3; Joel 2:28-32; Marcos 1:10; Lucas 1:35; 4:1; 11:13; 12:12; Juan 15:26; 16:7-14; Hechos 1:8; 2:1-4; 13:2; Romanos 8:9-11, 14-16, 26-27; 1 Corintios 3:16; Efesios 1:13-14; 2 Pedro 1:21; Apocalipsis 22:17

LA ETERNIDAD
El hombre fue creado para existir para siempre. Él existirá eternamente separado de Dios por el pecado o en unión con Dios a través del perdón y la salvación. Estar eternamente separado de Dios es el Infierno. Estar eternamente en unión con Él es el Cielo. El cielo y el infierno son lugares de existencia eterna.

Juan 3:16, 36; Romanos 6:23; 1 Juan 2:25; 5:11-13; Apocalipsis 20:15

EL HOMBRE
El hombre está hecho a la imagen de Dios y es el objeto supremo de su creación. El hombre fue creado para tener comunión con Dios, pero se separó en esa relación mediante la desobediencia pecaminosa. Como resultado, el hombre no puede lograr una relación correcta con Dios a través de su propio esfuerzo. Toda personalidad humana está creada de manera única, posee dignidad y es digna de respeto y amor cristiano.

Génesis 1:26-30; 2:7, 18-22; 3; Salmos 8:3-6; 32:1-5; 51:5; Isaías 6:5; Jeremías 17:5; Hechos 17:26-31; Romanos 1:19-32; 3:10-18, 23; 5:6; 6:6; 7:14-25; 1 Corintios 1:21-31; 15:19, 21-22; Efesios 2; Colosenses 1:21-22; 3:9-11

LA SALVACIÓN
La sangre de Jesucristo, derramada en la cruz, proporciona la única forma de salvación mediante el perdón de los pecados. La salvación ocurre cuando las personas ponen su fe en la muerte y resurrección de Cristo como pago suficiente por su pecado. La salvación es un regalo de Dios, y no puede ganarse con nuestros propios esfuerzos.

Isaías 1:18; 53:5-6; 55:7; Mateo 1:21; 27:22-66, 28:1-6; Lucas 1:68-69; 2:28-32; Juan 1:12; 3:16, 36; 5:24; Hechos 2:21; 4:12; 16:30-31; Romanos 1:16-18; 3:23-25; 5:8-10; 6; 1 Corintios 1:18; 2 Corintios 5:17-20; Gálatas 2:20; 3:13; Efesios 2:8-10; Filipenses 2:12-13; Hebreos 9:24-28; Apocalipsis 3:20

LA IGLESIA
La Iglesia es una comunidad local de creyentes bautizados unificados a través de la fe en Cristo. Está comprometido con las enseñanzas de Cristo y obedeciendo todos sus mandamientos, y busca llevar el Evangelio al mundo. La Iglesia trabaja junta en amor y unidad, con la intención del propósito final de glorificar a Cristo.

Mateo 16:18-19; 18:15-20; Hechos 2:41-47; 5:11-14; 13:1-3; 14:23; 16:5; 20:28; 1 Corintios 7:17; 9:13-14; 12; Efesios 1:22-23; 2:19-22; 3:10-12; 5:22-32; Colosenses 1:18; 3:15; 1 Timoteo 4:14; 1 Pedro 5:1-4; Apocalipsis 21:2-3