Una de las verdades mas preciosas en la Palabra de Dios es la promesa de que el Señor daría pastores de acuerdo a Su corazón al pueblo que Él ama.

Esa promesa se cumplió en esta ciudad cuando el Señor envía a nuestro pastor Jorge Peña en el año 2000. Con una visión clara, alcanzar el Valle de San Fernando para Cristo, edificar creyentes sanos, que amen a Dios y a su prójimo, que vivan bajo el gobierno de Cristo y llenos del Espíritu Santo.

Esta visión empezó a tomar forma cuando contando con 11 células se abre un edificio donde el joven pastor comenzaría esta labor eterna. Desde ese momento el respaldo de Dios y el cumplimiento de aquella promesa de Josué 1:7-9 se ha cumplido en la vida de nuestro pastor y toda la congregación hemos sido tremendamente prosperados por nuestro Dios, apoyando la visión de Dios en su siervo, con un corazón sencillo, obediente, amoroso pero firme. Dios ha usado hasta hoy a nuestro pastor tremendamente.

El esta casado con Maritza, una mujer excepcional, ejemplar y sin dejar de mencionar su aporte no solo como esposa y madre sino también, como servidora y consejera, pero sobre todo temerosa de Dios. Han procreado tres lindas niñas: Allison, Stacey y Marlee. Llevan 20 años de matrimonio. Ministerialmente es impresionante lo que Dios ha hecho con esta pareja y sin duda alguna lo que hará será mayor.¡Bendecimos a nuestros pastores con paz y toda riqueza espiritual!