El hábito de la oración

La oración es un factor determinante en nuestras vidas y debe ser un hábito innegociable para todo discípulo del Señor. ¡No lo olvidemos!

La lucha con los celos

Los celos son una mezcla explosiva de amor, odio, avaricia y orgullo. —Jean B.

¿Dice qué?

Las Sagradas Escrituras nos dicen que la lengua no puede ser domada. Pero sí puede —y debe— ser refrenada.

Cuando Dios habla

La historia de Samuel, y de cómo aprendió a reconocer la voz de Dios, ofrece una lección importante para nosotros, los creyentes de esta época.

En los tiempos de dificultad

Podemos pensar que estamos solos en nuestro sufrimiento, cuando en realidad no es así. Dios está presente, y se trae algo sorprendente entre manos.

El tiempo es oro

El tiempo es oro. Si cada día se desarrollan hábitos y actitudes que están en armonía con los principios de Dios, no existirán límites para llegar a la plenitud de vida. Recuerda que tu tiempo es el recurso más importante que tienes en vida.

Actúe como piensa

Pensar es fácil. Actuar es un poco más difícil. Pero actuar como se piensa es lo más difícil aún. Todos queremos triunfar y pensamos constantemente en el éxito; pero al momento de actuar, no todos lo hacemos de una manera correcta.

¿Hacia donde vas?

El primer paso para alcanzar tus objetivos con éxito es definir hacia dónde vas. Este es el momento de determinar lo que deseas, lo que es realmente importante para ti. ¿Cuáles son tus sueños?

Cuales son tus piedras

Es un buen momento para que pongas atención a las cosas que son verdaderamente importantes para ti y tu felicidad. Especialmente a Dios, pues Él debe estar en primer lugar en nuestras vidas.